El cambio climático afecta al crecimiento del alerce patagónico

Alerce

En los bosques nos encontramos con plantas extraordinarias, y algunas muy longevas, como es el caso del alerce patagónico cuyo nombre científico es Fitzroya cupressoides que puede vivir 2 mil años. Esta especie crece en la Patagonia, desde el nivel del mar hasta los 1500m de altitud.

Sin embargo, incluso esta maravilla natural está siendo víctima de los cambios que está habiendo en el planeta. Sí, el cambio climático afecta al crecimiento del alerce patagónico.

Según un estudio publicado en la revista Journal of Geophysical Research, los ejemplares que viven en la cordillera de los Andes han empezado a crecer más rápido que los que se encuentran en la cordillera de la Costa chilena. Uno de los motivos es el cambio climático, el cual está provocando que las temperaturas en el sur durante el verano sean más altas. Así, al alerce no le queda más rápido que tratar de adaptarse, no sólo a un ambiente cada vez más cálido, sino también más seco.

Este es un árbol que crece en condiciones muy húmedas y frías, por lo que la autora del estudio, Rocío Urrutia-Jalabert quiso conocer cómo le afectaban los cambios.

Fitzroya

”Si bien en ambos sitios los árboles están siendo más eficientes en el uso del agua, en un sitio el crecimiento está aumentando y en el otro disminuyendo”, dijo. Y es que, además del cambio climático, hay otros factores que inciden en el crecimiento, y uno de ellos es el suelo.

Cuando los suelos tienen muy poca profundidad y además una pobre capacidad de retención de agua, como en el caso del Parque Alerce Costero, las plantas tienen más dificultades para crecer y desarrollarse a un ritmo normal; en cambio cuando retienen bien el agua, como en el Parque Alerce Andino, los árboles pueden acelerar su ritmo de crecimiento.

Los investigadores analizaron los anillos de crecimiento de unos alerces y otros y su adaptación a los cambios entre 1800 y 2010, y comprobaron que mientras que en la Costa hay ejemplares de 300 años, en los Andes los hay de más de 1500 años de antigüedad.

Te puede interesar

Escribe un comentario