El calentamiento global golpea a Siria

Petra

La historia de la humanidad nos recuerda que, cuando no hay comida ni agua, todos acabamos perjudicados. El calentamiento global golpea a Siria, con una intensa sequía que afectó al 60% del territorio, concretamente a un millón trescientas mil personas, y que duraría entre el año 2006 y el 2010.

La falta de precipitaciones fortaleció la crisis económica, ya que cada vez era más difícil encontrar comida. Una comida que cada vez sería más cara pues costaría más producirla.

Según un estudio dirigido por Collin P. Kelley y con la participación de Richard Seager y Shahrzad Mohtadi, la situación de Siria ha ido empeorando debido al aumento de las temperaturas, y a la no-acción de Al Assad, quien no hizo nada para proteger a sus ciudadanos. Así pues, esta zona tuvo una mayor predisposición al levantamiento militar, que ha provocado ya millones de desplazados.

Seager, quien es climatólogo del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, matizó que la sequía no provocó la guerra. De hecho, la sequía no fue sino un factor de estrés más. A pesar de que las sequías son relativamente frecuentes en esta región, ésta fue la peor y más larga que se haya registrado jamás.

Desierto de Siria

Es un territorio muy frágil. La escasez de agua es un problema muy serio, por lo que es conveniente hacer un buen uso de ella. Ahora bien, también hay que destacar que desde el 1950 hasta ahora la población ha aumentado considerablemente, pasando de cuatro millones a 22 millones. Cuando los cambios se producen en tan corto periodo de tiempo la inestabilidad se intensifica.

No se sabe si fue el factor principal o sustancial, lo que sí se sabe es que la sequía es una de las mayores amenazas que afectan a todo ser humano.

El calentamiento global no sólo afecta a Siria, sino también al resto del mundo.

Te puede interesar

Escribe un comentario