El calentamiento global es una realidad; así lo prueban registros de hace 550 años

Deshielo

Por si quedaba alguna duda, el calentamiento global es un fenómeno que se pudo confirmar hace ya 550 años. Concretamente, en 1442, sacerdotes sinoístas en Japón comenzaron a llevar registros de las fechas anuales de congelación de un largo cercano. Un tiempo después, en 1693, los comerciantes de Finlandia empezaron a apuntar la fecha en la que el hielo se rompía cada primavera.

Volviendo al presente, y gracias a un estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports, sabemos que hubo un aumento de las tendencias hacia la formación tardía del hielo, el cual se derrite cada vez más temprano.

El hecho de que un lago o un río se congele en invierno o se descongele de nuevo en primavera, es una variable que está muy relacionada con el clima. A pesar de que Japón y Finlandia estén muy lejos el uno del otro, los patrones generales de la estacionalidad de hielo son los mismos.

Desde 1443 hasta 1683, la fecha anual en la cual el lago Suwa se congelaba se movía casi imperceptiblemente a finales de año, a una velocidad de 0,19 días por década. A partir de la Revolución Industrial, sin embargo, la tendencia creció 24 veces más rápido, retrasando así el proceso de congelación 4,6 días por década. En el río Torne, hubo una tendencia correspondiente con el deshielo primaveral.

Estos resultados indican que el calentamiento global se intensificado en los últimos dos siglos, ya que si bien existen factores locales que influyen en los dos sistemas, el cambio climático asociado con el aumento de los gases contaminantes, como el dióxido de carbono, es un factor fundamental que explican las tendencias, como explicó John Magnuson, investigador y profesor emérito de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Glaciar Pastoruri

Es importante saber que cambios climáticos ha habido siempre. Es un fenómeno propio del planeta Tierra. Ahora bien, nunca antes el ser humano tuvo la capacidad para modificar el clima tal y como está haciendo ahora, tanto directa como indirectamente. de nosotros depende que la situación mejore… o se quede igual o peor.

Puedes leer el estudio aquí (en inglés).

Te puede interesar

Escribe un comentario