El calentamiento global favorece a los cefalópodos

Jibia

La población de los cefalópodos, como los pulpos, sepias o calamares, parece estar aumentando gracias al calentamiento global. Según un estudio publicado en la revista científica ”Current Biology”, el número de estos animales ha aumentado considerablemente en los últimos 60 años.

Y eso que el ser humano no deja de pescarlos. ¿Cómo pueden recuperarse tan rápido?

Según la autora principal del estudio, la doctora Zoë Doubleday, investigadora en el Instituto de Medio Ambiente y la Facultad de Ciencias Biológicas, a los cefalópodos se les llama a veces las ”malas hierbas del mar”, pues crecen a un ritmo muy rápido, viven pocos años y son capaces de adaptarse a casi cualquier condición ambiental (como la temperatura) mucho más rápido que otras especies marinas.

La investigación derivó, según Doubleday, de un análisis de la disminución en número de la sepia gigante australiana. Este animal estuvo seriamente amenazado por el mundial Golfo de Spencer, en el sur de Australia. Sin embargo, eso ya forma parte del pasado, y ”los números de sepia de esta población icónica cerca de Whyalla están, por suerte, volviendo a rebrotar”, señaló.

Pulpo

La población en conjunto de los cefalópodos está aumentando desde el 1950, pese a que en algún momento en concreto haya especies que puedan tener algún que otro problema. Se recuperan muy rápido y se adaptan tan bien, que pueden amenazar la vida de otras especies marinas, muchas de las cuales las usa el humano para consumo, como las langostas.

Así pues, no todo son buenas noticias. A un mayor número de cefalópodos, menor será la población de esos crustáceos y otros peces de los cuales se alimenta el ser humano. Los cambios en el océano provocados por las personas pueden poner en peligro el equilibrio natural de este delicado y frágil ecosistema.

Puedes leer el estudio completo aquí (en inglés).

Te puede interesar

Escribe un comentario