Brinicle o dedo de la muerte, el ciclón del mar

Brinicle

Si alguna vez tienes la oportunidad de viajar a un lugar tan frío como lo es el continente antártico, y si te atreves a meterte en las aguas, ten mucho cuidado. Es probable que te encuentres con los ciclones del mar, los cuales se conocen por el nombre de brinicle, o brazo de la muerte.

Es una espectacular muestra de la naturaleza, quizás la más sorprendente de todas las que ocurren en los océanos. ¿Quieres saber cómo se forma?

Dedo de la muerte

En el planeta Tierra aún no se ha descubierto todo, y de hecho, no fue hasta el 1960 que se tuvo constancia de que el brinicle realmente existía, y en el 2011 se filmó por primera vez en time-lapse. Pero… ¿qué es? Bien, este fenómeno tan curioso es en realidad una estalactita de hielo que se forma en las aguas de la Antártida debido a la diferencia de temperatura tanto de la superficie (la cual ronda los -20ºC) como la que hay en las profundidades (de -2ºC). Así el flujo de agua salina, cuya temperatura es de varios grados bajo cero, entra en contacto con el agua del océano, que está más caliente, y se forma así la estalactita de hielo.

Al principio recuerda mucho a un tubo hueco de hielo que crece hacia abajo. Dentro de él, se encuentra un agua que está extremadamente fría y que tiene una alta concentración de sal, la cual se va acumulando en los canales. En esta fase es una formación frágil, ya que las paredes son delgadas y necesita ”alimentarse” de la sal para seguir creciendo. Sin embargo, para que esto suceda, es necesario que las condiciones sean las siguientes:

  • El agua que rodea al tubo debe ser ligeramente menos salina que la que que se encuentra en el interior del mismo.
  • El agua no puede ser muy profunda.
  • El agua de la zona se tiene que mantener calmada.

Scenic

Si las condiciones son las adecuadas, podrá llegar hasta el fondo y recorrer un largo camino cuesta abajo. Mientras tanto, dejará una tela de hielo que hará lo que mejor sabe hacer: congelar todo lo que esté en su paso, ya sean estrellas o erizos de mar, peces, cangrejos… lo que sea. En caso contrario, simplemente se difuminará.

Además, el ”brazo” está tan frío y tan denso, que a medida que avanza no pierde estabilidad, por lo que mantiene su forma e incluso aumenta de tamaño al introducirse en el mar, pues cuenta con una capa aislante formada por el chorro de agua salina y fría que fluye hacia abajo. Esta capa impide que se caliente, por lo que seguirá descendiendo y creando más hielo. Esto es debido a que la sal hace que el punto de congelación disminuya… más. Así, el brinicle se vuelve más fuerte, más sorprendente si cabe.

Y es que la sal, mientras que el brinicle continúa congelándose, sale de dicha formación, haciendo que el agua de alrededor se vuelva más salada. Se podría decir, y no nos equivocaríamos, que este fenómeno se ”alimenta” de la sal, por lo que una y otra vez se reanudaría el ciclo… hasta que hubiese cambios importantes en la temperatura o profundidad del océano.

Antártida

El tamaño del brinicle es limitado. Dependerá del agua que lo rodea, de la profundidad del agua, así como del crecimiento del hielo que tenga uno u otro. En cualquier caso, es impresionante.

Esta formación se filmó por primera vez en el 2011, en la isla de Razorback, en la Antártida, por Kathryn Jeffs y los cámaras Hugh Miller y Doug Anderson para la BBC. La temperatura del mar estaba a unos -2ºC, pero ellos se animaron a sumergirse con la ropa adecuada, y su valentía se vio sin duda recompensada al poder grabar uno de los fenómenos naturales más increíbles que se ven en la Tierra, concretamente en el mar helado de un lugar tan impresionante como lo es la Antártida.

Así pues, debajo de la superficie cubierta de hielo donde los osos polares, los leones marinos, los pingüinos y otros animales continúan con su rutina diaria en busca de algo que comer, unos chorros de agua helada entran en contacto con un mar que, si bien está muy frío, está lo suficientemente caliente para que se formen los llamados ciclones del mar, más conocidos por el nombre de brinicle o dedo de la muerte.

Continente antártico

Aún tenemos mucho que aprender de la naturaleza, y es probable que ésta aún nos tenga guardadas más de una sorpresa. No se sabe cuándo el ser humano volverá a ver un espectáculo como este, lo que sí se sabe es que cuando lo haga, se volverá a maravillar.

¿Qué te ha parecido? Interesante, ¿verdad? El brinicle avanza rápidamente, arrastrando consigo todo lo que encuentra. Por lo que si alguna vez tienes la oportunidad de contemplar uno de cerca, disfrútalo… pero desde cierta distancia, por si acaso.

Te puede interesar

Categorías

Ciclones

Monica Sanchez

La meteorología es un tema apasionante, del cual puedes aprender mucho de él y de cómo influye en tu vida. Y no me refiero sólo a la ropa que te... Ver perfil ›

Escribe un comentario