Bosques ibéricos y siberianos, sincronizados por el calentamiento global

Bosque de Muniellos

Bosque de Muniellos (Asturias, España)

Todo en la Tierra está conectado. Cuando hay un problema que nos afecta a todos como es el aumento de las temperaturas, se pueden notar con más facilidad los cambios que se producen en los ecosistemas.

El calentamiento global está consiguiendo sincronizar los bosques de Siberia y los de la península ibérica, a pesar de que les separan miles de kilómetros.

Un equipo internacional de investigadores liderados por la Universidad de Lleida ha llegado a esa conclusión en un estudio que se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences USA. Analizaron los anillos de crecimiento de los árboles mediante la técnica llamada dendrocronología y estudiaron 6 especies de coníferas tanto de la Taiga Siberiana como de la Península Ibérica; así pudieron comprobar que en los últimos 120 años debido al aumento de las temperaturas ambos estaban sincronizando sus ritmos de crecimiento.

Los árboles siberianos están adelantado la formación de la madera, provocando un mayor impacto en las fluctuaciones anuales como causa de un hábitat cada vez más cálido; mientras que en España el cambio es debido a una mayor duración de los periodos de sequía.

Siberia

Siberia

Las plantas se han adaptado al medio en el que viven, pero cuando las condiciones cambian, aunque sea sólo un poco, ellas tienen que adaptarse. Una manera de hacerlo es ralentizar el crecimiento, que es lo que está ocurriendo tanto en los bosques de Siberia como en los ibéricos como han demostrado en el estudio, ya que son muchos los factores que influyen en el ritmo de crecimiento: fertilidad del suelo, influencia de plagas y enfermedades, competencia entre plantas.

El calentamiento global está poniendo en riesgo el ciclo de carbono, ya que ”puede repercutir en el proceso de mortalidad y decaimiento del arbolado, y por lo tanto puede provocar una brusca disminución de la entrada de carbono a los ecosistemas”, explicaron los investigadores Juan C. Linares y Raúl Sánchez-Salguero de la Universidad Pablo de Olavide.

Estamos ante un problema muy serio, puesto que si la situación se agrava, las emisiones de CO2 podrían aumentar más rápidamente de lo que lo han hecho hasta ahora.

Te puede interesar

2 comentarios

  1. Jose Valenzuela Lozano Opina y Dice. Por favor no metamos miedo, puesto que es muy grave el tema.No hablemos de algo tan inseguro como lo es el tiempo,.Seamos constructivos ..EL año 46 estubo sin llover hasta el dia primero de abril, y comenzo a llover y tubimos en el campo de todo en abundancia,,Tengo 73 años y tenemos los agricultores las cervicales muy mal de tanto mirar para arribga , haber si llueve y haber si hay cosecha..ESPEREMOS que te esquiboques, pues bastante tnemos con otros problemas de nuestro pais,,Un Saludo

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola José.
      Sí, es un tema muy grave. Me gusta mucho la jardinería, y cultivo plantas. No es lo mismo que el trabajo de agricultor, pero necesitamos lo mismo: agua. El 2015 fue un año muy seco en muchos lugares de la Tierra, y este año no ha empezado muy bien que digamos.
      Ojalá me equivoque, pero los estudios están ahí. Aunque como dices, y afortunadamente, el tiempo es muy inseguro, por lo que quizás nos llevemos una grata sorpresa. Ojalá.
      Un saludo.

Escribe un comentario