Aprendiendo a vivir sin agua

Embalse de California

La sequía está causando estragos en muchas partes del mundo, como California, quien hasta hace unos años podía tener sus necesidades de agua cubiertas, pero que tras cuatro temporadas sin llover lo suficiente se están viendo obligados a cambiar de estilo de vida.

Así, no les ha quedado más remedio que ir aprendiendo a vivir sin agua.

Como no podía ser de otra manera, gran parte del agua que recogen, concretamente un 80%, va destinada a la agricultura. El gobernador del estado, Jerry Brown, impuso en el mes de marzo los primeros cortes de agua, con el objetivo de reducir el consumo en un 25%, tras haber estado en una pradera en Sierra Nevada. Una pradera que, según comentó, debía de estar cubierta de nieve y que, sin embargo, sólo estaba cubierta de hierba seca.

Los californianos están cada vez más concienciados con el problema. Tanto es así que hay quien no lava el coche -como Matt, un videoartista angelino-, o que reutiliza el agua todas las veces que se pueda -como la actriz Crescentia, que usa champús biodegradables, y usa esa agua para regar su huerto-. Los cambios no sólo están presentes en estos aspectos de la rutina diaria de los californianos, sino que va más allá. También se está aumentando el consumo de alimentos que mejor resisten la sequía, y cada vez hay más negocios de sprays que venden productos para pintar de verde los jardines que están secos.

Sequía

Los acuíferos están casi al límite. Los municipios tienen agentes que se encargan de vigilar si se riegan los jardines y si se organizan protestas contra las empresas que creen que más están abusando del agua, como Nestlé.

Esta es una situación dramática que se está viviendo en California, pero que también podría tocarnos a nosotros debido al cambio climático y al incremento de las temperaturas.

Te puede interesar

Escribe un comentario