Ventilación casera para reducir la contaminación de Pekín

Pekín ContaminaciónSeguro que la mayoría de nosotros alguna vez, durante el verano cuando nos hemos encontrado en una casa sin aire acondicionado, hemos agradecido esa brisa de aire fresco que cruzaba la casa al abrir ventanas o puertas situadas en los lados opuestos de la casa. Pues bien, este principio de ventilación es el que se propone desarrollar Pekín, una de las ciudades más contaminadas del mundo para reducir sus niveles de polución.

Lo que Pekín planea es abrir una serie de pasillos que atraviesen la ciudad para facilitar el flujo natural de aire y de esta forma ventilar la contaminación, de esta forma seguirán los ejemplos de otras ciudades Chinas como Shanghai en la que ya se están aplicando estas medidas de reducción de la contaminación.

Más concretamente se pretende abrir cinco vías principales de ventilación de unos 500 metros de ancho que crucen la ciudad de norte a sur y otros secundarios de unos 80 metros, de los cuales no ha trascendido el número. Para crear estos pasillos se conectarán carreteras, parques, zonas verdes, ríos y lagos de la ciudad conjuntamente con edificios de poca altura.

Las medidas a llevar a cabo para poder crear estos pasillos será en un primer momento limitar la construcción y posteriormente “los obstáculos del camino serán retirados gradualmente” según indica el subdirector del de Planificación Urbana de Pekín, Wang Fei. También declaró que estos pasillos de ventilación  “deben mejorar las corrientes de aire en la ciudad” y de esta forma “el viento se llevará el calor y los contaminantes” teniendo como resultado el “aliviar el efecto isla de calor urbano y la polución del aire”.

Esta nueva medida se une a las ya anunciadas de limitaciones del tráfico y el cierre de industrias contaminantes los días de mayor contaminación a fin de alcanzar el objetivo propuesto de reducir un 40% su contaminación para 2020.

Aunque Pekín, según los registros, redujo un 6,2 % la concentración de partículas contaminantes en suspensión en 2015, la situación de la ciudad, que ese mismo año, sufrió dos alertas rojas por polución por primera vez en su historia, a la vez que la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2022, obliga a tomar estas medidas drásticas.

Te puede interesar

Escribe un comentario